Pódcast HistorHilando T1E8: Las lunas del planeta Tierra 1

Pódcast HistorHilando T1E8: Las lunas del planeta Tierra

Pódcast HistorHilando T1E8: Las lunas del planeta Tierra
Historhilando

 
 
00:00 /
 
1X
 

Las lunas del planeta Tierra

Has oído bien, te voy a hablar de varias lunas o de las características especiales de la Luna en varios momentos diferentes. Algunas de estas situaciones tienen nombres desde antiguo, otras han azuzado la imaginación y se relacionan con la brujería.

También te voy a contar cómo nos afecta el ciclo lunar, desde las creencias populares hasta los datos comprobados científicamente.

¿Sabías que hay pedazos de la Tierra en la Luna desde hace 4 mil millones de años?

Nuestra querida Luna da para mucho, ya verás.

¿Cómo es la Luna? 

La Luna es el único satélite natural de la Tierra. Tiene un tamaño que es la cuarta parte en diámetro que nuestro planeta. La fuerza gravitatoria de la Luna es, redondeando un poco, una sexta parte de la de la Tierra.

Por eso los astronautas que la pisaron en 1969 por primera vez, eran capaces de dar esos saltos que parecía que se iban a quedar flotando en el espacio.

La Luna nos muestra siempre la misma cara, porque tiene una rotación sincrónica. Esto quiere decir, que su movimiento de traslación alrededor de la Tierra tiene prácticamente la misma duración que el movimiento de rotación sobre su eje.

El eje de rotación de la luna, es, para entendernos, casi paralelo a la Tierra (perdón por la simplificación del concepto científico). Esto ha permitido mucha literatura fantástica sobre el lado oculto de la Luna.

Se encuentra a la distancia perfecta para cubrir completamente al sol desde nuestra perspectiva, cuando se produce un eclipse solar, que es cada año y medio más o menos.

Eclipses parciales de sol, y eclipses de luna (cuando la Tierra se interpone entre la Luna y el Sol) hay todos los años. Entre ambos tenemos cada año entre 4 y 7 eclipses (parciales o totales), que se pueden observar desde distintas partes del mundo.

Si estás escuchando este episodio en 2020, prepárate para ver un eclipse total de sol el 14 de diciembre, desde Sudamérica.

En función de cada localidad, la Luna, al igual que el sol «sale» (por el horizonte) y se «pone» (por el horizonte) a una hora determinada. La Luna se deja ver hasta más de 13 horas al día, y no siempre es de noche.

Si el sol la ilumina lo suficiente y el día está despejado de nubes, podremos verla cuando todavía el sol no se ha escondido.  En luna nueva, de noche es invisible, pero de día es visible porque está cerca del Sol y la cara oscura mira a la Tierra.

Si quieres saber cuándo puedes ver la luna y en que fase consulta un calendario local.

El ciclo lunar, las mareas y el sueño

El tamaño de la Luna, su masa, su distancia a la Tierra, sus ciclos, influyen y mucho en nuestras vidas.

La Luna se formó hace cuando un cuerpo estelar del tamaño de Marte impactó contra una Tierra ardiente. De los restos de rocas que había alrededor del que es ahora nuestro mundo, se formó la Luna.

Todo esto ocurrió hace 4.500 millones de años.

El ciclo lunar, es decir, lo que tarda en dar la vuelta a la Tierra es aproximadamente de 27’5 días. Y mientras gira, es la responsable de las mareas por la atracción gravitatoria que ejerce sobre las aguas.

Frena la rotación de la Tierra alargando los días, y ayuda a mantener la inclinación del eje de rotación del planeta estabilizando el clima.

En última instancia, esto es lo que ha permitido la aparición y evolución de la vida. Así que podemos decir que le debemos nuestra existencia a la Luna.

Si ahora hiciéramos desaparecer la Luna de un plumazo… bueno, después de lo dicho, imagínatelo, sí, imagínate lo peor.

Ya que te he puesto unos pensamientos dramáticos en tu cabeza, te contaré algunas cosas no tan buenas de la Luna que nos afectan hoy en día.

La Luna llena afecta al sueño y lo empeora. Se ha demostrado que puede provocar un retraso en quedarse dormido y reduce en 20 minutos el tiempo de sueño. También disminuye en un 30% el tiempo que pasas en sueño profundo.

Hay una teoría sobre por qué sucede, bastante curiosa:

Las primeras especies animales sobre la Tierra eran marinas y parece que en nuestro patrimonio genético guardamos el recuerdo de los ritmos circalunares que experimentaron.

Cuando las especies evolucionaron y algunas  salieron del agua y se pusieron a andar, estos mecanismos biológicos quedaron fijados en el organismo, y hoy en día, nos siguen afectando.

Ahora voy a contarte en qué consiste cada una de las «lunas» a las que se les ha dado nombre a lo largo del tiempo.

La primera luna llena del año se la conoce como Luna del Lobo.

La llamada Luna del cazador, es la luna llena más próxima al equinoccio de otoño, es decir, cuando el día dura exactamente lo mismo que la noche. La luna llena anterior, se denomina Luna de la Cosecha.

Estos nombres vienen dados por los nativos americanos. La Luna de la Cosecha coincide con las fechas típicas de recolección de cultivos, y la del cazador es la siguiente que facilitaba la caza tras despejar los campos.

Luna de Sangre

Historias de brujas y magia, y cuentos del fin del mundo rodean a la Luna de Sangre. Se trata ni más ni menos que de un espectacular eclipse total de luna. En estos eclipses, la Luna queda tapada por la sombra de la Tierra al alinearse Sol – Tierra – Luna.

La atmósfera terrestre filtra los rayos de sol pero deja pasar el color rojo, que es el que llega la Luna y así la vemos desde aquí. Podemos tener hasta dos por año, aunque no siempre visibles desde las mismas partes de la Tierra.

Luna Azul

La NASA nos cuenta dos definiciones no académicas de Luna Azul. La más antigua dice que la Luna Azul es la tercera luna llena de una estación con cuatro, lo que ocurre cada dos años y medio. Normalmente, las estaciones suelen tener solo tres lunas llenas.

La otra definición se refiere, a la segunda luna llena en un mes. En los dos casos, son definiciones populares.

La última luna de la que te voy a hablar es la Super Luna

La órbita de la Luna no es exactamente circular, sino elíptica, con lo que la distancia entre la Tierra y el satélite varía entre el perigeo (punto más cercano a unos 356.000 kilómetros de distancia) y el apogeo, el más alejado a unos 406.000 kilómetros.

Cuando la Luna está más cerca, se puede ver hasta un 14% más grande y un 30% más brillante que cuando está más lejos.

Por tanto llamamos Super Luna a la luna llena cuando esta se encuentra próxima al punto más cercano a la Tierra. La Super Luna de 2020 la tendremos en 7 de abril. Y recuerda que esto afectará a las mareas, que serán mayores.

Voy a terminar con un dato curioso que te he contado al principio pero no he explicado. En la Luna hay fragmentos de la Tierra, en concreto granito.

Este material llegó al satélite hace unos 4.000 millones de años, cuando la Tierra era bombardeada por meteoritos de toda clase. En uno de estos impactos de tamaño considerable, un trozo llegó hasta la Luna y allí se quedó.

El proceso completo es un poco más complejo, pero no me voy a enrollar más. Ahora es momento de que disfrutes de la próxima luna.

Hasta el próximo episodio.

También te puede interesar...

Artículos populares

Abrir chat
1
Hola, ¿en qué podemos ayudarte?